17 de septiembre de 2010

CAPITULO 15 - Recapacitando

Pasaron unos días, iba al instituto pero todos me defendían de todas esas risas que todavía duraban.
“Hoy me he levantado con energía y estoy dispuesta a cambiar el mundo” -
pienso mientras bajo a desayunar.
- Buenos días- dije.
- Hola, ¿qué pasa hoy que estas tan contenta?-me preguntó mi hermana.
- Nada, que he dormido bien.
Cuando acabé cogí mi mochila y me fui donde cada día quedábamos para irnos juntos al instituto. Ahora también se venía Joe, estaba muy protector conmigo.
- Hola chicos.
- Hola- dijeron al unísono.
- Estas hoy más feliz que de costumbre- me dijo Joe mientras dejábamos detrás a Allison y Jessica.
- Si, se puede decir que si. A ti te noto con otra cara, como si fueras a decir algo importante, y te has arreglado más que de costumbre. ¿Vas a pedir salir a alguien?
Se quedó con cara de sorpresa por todo lo que dije.
- Ehh, no… Algo importante tal vez, jeje pero a veces me gusta cambiar de vestuario para ir más formal.
- Amms, bueno, a ver que le decimos hoy a Antonio de lo de ayer, encima es tu tío.
- Ya lo sé, pero bueno, cargaré con las consecuencias.
- Pero fue por mi culpa.
- No te voy a involucrar.
- ¿Por qué?
- Mi tío es muy duro.
- Bueno… vale…
- Así me gusta, por cierto, todavía no me has dicho porque estas hoy tan feliz, si es que lo puedo saber.
- No te lo voy a decir del todo pero bueno.
- Estaré callado.
- No, lo verás luego.
- Vale, pero dímelo ya.-dijo impaciente.
- Es que hoy voy decidida a hacer una cosa, esperaré hasta el recreo o a la salida, no lo se seguro.
- Espero que lo hayas pensado.
- Pues claro, se lo que hago, no hace falta que estés encima de mi todo el día.
- ¿Ah no?
- Pues no todo el día. Es que desde que pasó lo de Tiffany yo si que te veo cambiado.
- Osea que eso es lo que piensas.-dijo molesto.
- No me malinterpretes, por favor.
- Mira lo que has dicho, dicho esta. ¿Vale?
- Pero, déjame mas suelta por favor.
- Vale, como tú quieras.- dijo mientras aceleró el paso y se marchó dejándome atrás.
Rápidamente Allison y Jessica me alcanzaron.
- ¿Qué ha pasado?
- Le he dicho que no tiene porque estar encima de todo el día y se ha ido.-dije ya con los ojos vidriosos.
- No te preocupes, que seguro que se soluciona- me dijo Allison mientras me abrazaba.
El resto de la mañana Joe no me habló, ni siquiera me miró.
- Joe…-dije insegura.
No obtuve ninguna respuesta por su parte y cuando sonó el timbre me dirigí a hablar con Naryssa aprovechando que Tiffany había faltado ese día al instituto.
- Naryssa… ¿Puedo hablar contigo? A solas- dije mirando a las chicas con las que estaba.
- ¿Qué quieres?
- Mira, se que tu no eres como Tiffany, el otro día me miraste de una forma diferente.
- Pues si mira, me diste pena, no me gusta nada que le haga eso a la gente, pero es mi amiga, y no quiero separarme de ella.
- ¿Y si ella se tirara de un puente, tu te tirarías detrás?
- Pues… seguramente no.
- Pues entonces, deja de seguirla como si fueras su perrito faldero, deja de hacer lo que te diga, no es nadie para decirte que tienes que hacer, haz algo útil en tu vida. Con ella no estás consiguiendo nada, solo enemigos, enemigos, y más enemigos. ¿Cuánta gente te ha dejado por qué te vas con Tiffany?
- Me ha dejado bastante pero no eran personas que me cayesen genial.
- Pero eran tus amigos y os tratabais igual entre todos, con Tiffany es todo al revés, ella se cree lo mejor, es la más guapa del instituto, la más popular, y vosotras, sus criadas. Y si no es así, dime a mí como es.
- Tienes razón. Pero voy a seguir con ella, por lo menos durante un tiempo.
- Espero que entres en razón, estás echando tu vida a perder.-dije mientras me iba alejando a la salida del instituto para volver a mi casa.
Le había dicho a las chicas que no me esperasen, me preguntaron, pero no les contesté sobre lo que iba a hacer.
Cuando iba a mi casa, vi a Joe que estaba sentado en un banco con la cabeza entre las manos, me acerqué a él para ver si lo podíamos solucionar, pero en cuanto me vio. Se levantó y se fue.
En cuanto llegué a mi casa me subí a la habitación, me tiré en la cama y me puse a llorar.
Toc, toc, toc
- ¿Silvia, te encuentras bien?
- Si mama, solo que no tengo hambre.
- Vale, pero si te pasa algo, me lo puedes contar.
- Vale.
Al cabo del rato encendí el ordenador, necesitaba contárselo a alguien de confianza, en ese momento me habló Sergio por el Messenger:
Sergio: Ola!
Silviia: Ola…
Sergio: ¿Qué te pasa?
Silviia: Joe…
Sergio: ¿Me lo puedes contar?
Silviia: Si, necesito desahogarme
Sergio: En 5 min. Estoy en tu casa.
Y se desconectó al momento. Su casa estaba a alrededor de 15 minutos de la mía pero en moto tardaría menos.
Mientras Sergio venía hacia mi casa ordené un poco mi cuarto.
Ding, dong…
- Si, esta arriba, en su habitación- escuché de decir a mi madre.
- Hola-dijo tímidamente mientras abría la puerta de su habitación.- ¿Qué tal estás?
En ese momento rompí a llorar y Sergio me abrazo.
- No llores, no quiero verte así.
En cuanto me calmé un poco le conté todo lo sucedido, se quedó igual que yo que cuando Joe se fue.
- No lo entiendo, ¿por eso te deja? Así sin más.´
- Eso parece.
Sergio miró la hora y se levantó.
- Es tarde, me tengo que ir.
- Puedes quedarte a cenar.
- Si tú me invitas…
Bajamos los dos y le dije a mi madre que sus padres no estaban y que se quedase a cenar. Cuando acabamos resulta que mi madre decidió que también se quedara a dormir.
Nos subimos los dos a mi cuarto, el se tumbo en el colchón que le habían puesto y yo en mi cama.
Estaba tan agotada… me dolían los ojos y caí rendida.

5 comentarios:

  1. sigue subiendo capituloos k esta MUUY interesante jejejejej

    ResponderEliminar
  2. no entiendo a Joe, pero a ella si q n la entiendoo, ns pq sn le gusta sergio deja q se kede a su casa a dormir y encima en su cuartoo :O

    ResponderEliminar
  3. una cosita a lo 1º pusiste q pasaron unos dias y unas lines mas abajo ponias q silvia le decia a Joe q tenian q ver q le decian a Antonio de lo de n haber ido a clase ayer, osea cuando estuvieron juntos en la playa, kizas n te diste cuenta, p lo demas esta genial!!!!!!!!1

    ResponderEliminar
  4. Puff, pues no me di cuenta de eso, jeje

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. El blog se alimenta de tus comentarios.