26 de diciembre de 2012

La Maldición - Capítulo 16

Capítulo 16. Visita inesperada.

Cloe y yo pasamos la mañana haciéndonos preguntas la una a la otra sobre nuestras vidas.
Yo le conté toda mi vida antes de venir aquí, incluyendo cuando conocí a Ángel.
- Ángel es muy majo. Antes se venía más con nosotros, pero parece que eso ha cambiado.
-Sí, eso parece-dije triste-.
- Hicisteis buenas migas.
- O eso creía yo-la corté-. Cambiemos de tema por favor.
Cloe miró el reloj.
- Es la hora de comer, se ha pasado el tiempo volando. Vamos que tengo hambre. Otro día me tienes que contar lo de Jonathan.
- Claro -contesté-.
Fuimos al comedor.
Menú del día:
- 1ª : ensalada
- 2º: pescado
- Postre: fruta
Según me había dicho Lucas era la primera vez que les ponían un menú.
Después de comer salí al jardín para despejarme un poco. Me costaba respirar y me senté en un banco al lado de una fuente.
- Hola.
Miré a quien me hablaba e intenté levantarme pero me lo impidió.
- ¿Qué quieres Ángel? - dije sentándome de nuevo-.
- Explicarte el por qué.
- ¿El por qué de qué?
- De todo.
- ¿De verdad? - pregunté-.
- Bueno, todo todo no. Solo el por qué no te puedo ver. Pero no se lo digas a nadie, si no me matarán.
- Empieza - dije-.
- Pues después de que me mandaran para convencerte para que vinieras aquí...
- ¿Quién te mandó?
- Una persona.
- ...
Esta conversación se estaba volviendo más rara de lo que ya lo era.
- Sigue.
- Bueno, pues me enamoré de ti y Gonzalo se dio cuenta y me dijo que sería peligroso para los dos que estuviéramos juntos, tampoco podíamos ni siquiera vernos o intercambiar mirada alguna de lejos.
- ¿Y... sigues enamorado de mí?-pregunté mirándole a los ojos-.
- Sí -dijo avergonzado mientras agachaba la cabeza
Cogí su cara entre mis manos y le besé.
Mientras le besaba unas mariposas volaban dentro de mi.
Ángel se separó de mí.
- Ahora me tengo que ir antes de que me pillen aquí contigo.
Se fue alejando de mí hasta que desapareció de mi vista.
Me levanté y seguí mi paseo. Llegué a la parte delantera de la casa y vi que llegaba un coche negro con los cristales tintados.
Vi que Gonzalo salía por la puerta.
- ¡Celia! A mi despacho.
Dijo esto y se marchó de nuevo. Lo dijo en un tono demasiado serio, le hice caso y me fui al despacho sin dejar de observar ese coche negro que había llegado a la casa.
Llegué al despacho y me hizo sentarme en el sillón de cuero negro que se encontraba pegado a la pared.
Pasaron cinco minutos en los que ninguno de los dos dijo nada. Él estaba ordenando unos papeles mientras yo me miraba las uñas, en estos momentos pintadas de negro.
De repente el silencio fue roto por alguien que llamaba a la puerta.
Miré a Gonzalo y él dirigió su mirada hacia la puerta.
- Adelante -dijo él-.
La puerta se fue abriendo despacio y apareció la persona a la que menos esperaba.
- ¡Abuela! -grité mientras iba hacia ella y la abrazaba-.
- Ohh.. Mi pequeña Celia.
- Te he echado de menos abuela.
- Ha pasado mucho tiempo - me dijo mientras seguíamos abrazadas-.
- Bueno familia - nos cortó Gonzalo-, siento destrozar este bonito momento pero Olga, estás aquí para algo.
- ¿Para qué? -pregunté-.
- Para derrotar a Tom y los suyos.

Bueno, después de muuuuuucho tiempo he vuelto a subir. Entre el instituto y mi fic no me da tiempo a nada.
Espero que os guste. Quiero ver comentarios, ya aqui o por twitter (@underapaperstar) o cualquier otra red social.
Muchas gracias por leerme, las pocas personas que lo hagáis.

3 de agosto de 2012

La Maldición. Capítulo 15.

Capítulo 15. Mareada.

 - ¿Conociste a mi abuela?- pregunté.
Asintió.
- La última vez que yo la vi tenía 7 años-dije-.
- Yo la vi por última vez con 9 años, es decir, hace 8 años. Y si te digo la verdad, fue la abuela que nunca tuve. Hizo mucho por la gente que está aquí.
- ¿Te puedo preguntar por qué me das esto ahora?
- El collar… porque lo necesitarás, y la foto es un recuerdo –dijo él-.
- Gracias –dije mientras le sonreía-. ¿Nos podemos quedar aquí esta noche? No quiero volver.
- Claro, como quieras.
La noche llegó enseguida, hicimos una pizza y nos la comimos mientras veíamos en la tele Harry Potter y el cáliz de fuego.
La película estaba muy bien, no sabía cuantas veces habría visto cualquier película de Harry Potter.
Me costó mucho verla entera ya que estaba muy cansada, cuando acabó me di cuenta de que Jonathan se había quedado dormido.
- Jonathan, despierta, que yo no puedo contigo- dije mientras le daba golpecitos-.
Se despertó al momento.
Me puse lo mismo de la otra vez, una camiseta y unos pantalones cómodos y nos metimos en la cama.
Me encogí y me dormí.
A la mañana siguiente me desperté desarropada y sudando.
¿Hacía calor o era yo?
Ahora que lo recuerdo, había soñado con un familiar mío, mi padre.
Jonathan seguía durmiendo, así que decidí que hoy iba a ser yo quien preparase el desayuno.
Me levanté y me sentí muy mareada.
Di un paso, pero me caí al suelo haciendo que Jonathan se despertara.
Se levantó rápidamente y vino hacía a mí.
- ¿Qué te ha pasado? ¿Estás bien? – dijo ayudándome a levantarme-.
- Sí, solo me he mareado.
- Sí, te has mareado y has acabado en el suelo, siéntate en el sofá, anda.
Me ayudó a ir hasta el sofá y me senté.
Se fue a la cocina y al rato vino con el desayuno. Nos lo comimos en un silencio bastante incómodo.
- Esta noche he soñado con alguien- dije rompiendo el silencio-.
- ¿Con quién? –me preguntó-
- Con mi padre.
Me miró con los ojos como platos.
- ¿Tiene algo que ver él en todo esto?- pregunté-
- No te quiero mentir, sí.
Me quedé paralizada.
- No me vas a contar nada más ¿no?
- No.
- Vale. Creo que deberíamos volver – dije mientras iba despacio, para no volver a marearme, a la habitación para vestirme-. Creo que debería traerme aquí algo de ropa, no me gusta ponerme lo mismo dos días seguidos.
- No es mala idea – dijo él-.
Cuando él se vistió, salimos.
Salimos y la luz del sol me cegó, todo empezó a dar vueltas y caí al suelo de rodillas.
- Tú no estás bien. Nos podemos quedar aquí un rato más.
- No, quiero volver ya, por favor.
- Deja que te lleve, te vas a matar.
- En serio, estoy bien.
Pero me ignoró, me cogió y me cargó sobre su espalda hasta que nos acercamos al instituto.
- Agárrate a mi brazo, si ven que te llevo cogida vendrán corriendo a ver que te ha pasado.
Me agarré a su brazo y entramos a la casa.
En cuento llegamos me fui a cambiar y a tumbarme en la cama sin hacer nada, además me dolía la cabeza. Me puse a pensar en como era mi vida antes.
No era mejor que la de ahora, pero había cosas que echaba de menos, esas tardes en mi habitación con la música que me gustaba, buscar fotos de mis ídolo, meterme en las redes sociales, leer, ya que aquí no leía lo que me gustaba y muchas cosas más que aquí no tenía.
Lo único que no echaba de menos era la soledad.
Cuando menos me lo esperaba Cloe entró en la habitación.
- Hombre desaparecida ¿dónde te metes?
- Hola –dije-.
- ¿Dónde has pasado la noche? No te inventes una excusa tan mala como la de la otra vez.
- He estado con Jonathan.
- Lo sabía.
- ¿Tan mala fue la excusa?
- Sí, la biblioteca cierra por la noche, poca gente va allí por la noche a estudiar.
- Ah.
De repente pegó un grito que salté del susto.
- ¡Cuéntamelo todo ya! ¿Pasó algo?
- No, no ha pasado nada.
- No me lo creo.
- ¡Es verdad!
Me miró y parecía seguir sin creerme.
- Pues no me creas. Por cierto, ¿qué haces que no estás en clase? Yo tengo excusa, me duele la cabeza y estoy mareada. No me encuentro muy bien, pero tú que yo sepa estás bien.
- Pues no me apetecía ir. ¿Y los mareos por qué?
- No lo sé.

Hola amigos, aquí otro capítulo de "La Maldición".
Espero que os guste y comentar. Quiero saber que os parece lo que escribo y si no queréis comentar por aquí, lo podéis hacer por twitter (@McMiriam1D)
Ser felices (?).

24 de julio de 2012

Capítulo 14 - La Maldición

Capítulo 14. Una llave para abrir puertas.

Fuimos a la pequeña cafetería que estaba al lado del comedor.
- ¿Qué quieres? - me preguntó Joel.
- Un zumo de naranja está bien - le sonreí-.
Fue a por la bebida mientras yo me senté en una mesa.
- Toma -me dijo mientras me daba el zumo-. ¿Nos quedamos aquí o vamos fuera?
- Fuera, esto está un poco... solitario.
Salimos a la parte de atrás de la casa.
Estuvimos hablando sentados en el césped sin que nadie nos molestara hasta que me empezó a vibrar algo en el bolsillo del pantalón.
Siempre llevaba conmigo el móvil que me dió Jonathan. Me alejé un poco de Joel y descolgué.
-Hola.
- Hola ¿Puedes venir al refugio? -me preguntó-.
- Sí. ¿Ahora mismo?
- Sí, ¿te acuerdas del camino?
- Creo que sí.
- Vale aquí te espero. Si te pierdes o algo avísame.
Colgué y volví con Joel.
- Joel, me tengo que ir. Lo siento.
- No pasa nada, seguiremos otro día.
- Vale, adiós.
- Adiós.
Me encantaba este chico. Era el amigo que todos querían tener. Te dejaba tu espacio si es lo que necesitabas y cuando estabas con él te acogía en sus brazos.
Tomé el camino para ir al refugio y llegué después de un rato largo porque me perdí, pero eso me lo guardaría para mí.
- Hola -dije al entrar por la puerta. - He venido cuanto antes.
Nadie me contestó.
- ¿Jonathan?
Le busqué por todo el refugio y descubrí por fín que había una puerta que daba a algo parecido a un garaje.
Ahí estaba él, sentado en el suelo mientras miraba un álbum de fotos.
- Hola.
- Hola, ven.
Me senté a su lado. El álbum estaba lleno de fotos de cuando era más pequeño, en muchas de ellas salía con bicis y triciclos.
- Son de antes de que llegara aquí. Me gustaba, y me sigue gustando, mucho todo el mundo de las bicis. Aprendí a montar cuando era muy pequeño, luego me empecé a apuntar a competiciones de freesytle. En la última competición que participé quedé campeón, pero me cogieron un día y me explicaron algunos sucesos raros que me estaban pasando. A partir de ahí me dieron por desaparecido, y no se si hasta muerto. Todavía conservo la bici con la que gané, y de vez en cuando salgo por ahí con ella - me explicó mientras retenía las lágrimas-.
Sin decir nada, me acerqué más y le abracé.
Estuvimos así unos minutos hasta que dijo:
- Bueno, mas o menos lo tengo ya superado.
Nos separamos y le pregunté:
- ¿Y si alguien te ve fuera con la bici?
- Nadie viene por aquí.
- Ah.
- Bueno, pero no te he llamado para esto.
- Pues dime.
Pasamos dentro. Cogió un paquete de una estantería y me lo dio.
- Esto es tuyo.
- ¿Mio? -pregunté-
Él asintió.
Quité la tapa y dentro había un colgante de una llave.
- Te será muy útil.
- ¿Útil? ¿La llave es de verdad?
- Sí.
- ¿Y para que sirve?
- Para abrir muchas puertas. También hay una foto dentro.
Era una foto de mi abuela, y llevaba puesto el colgante.
- Era como tú. Era muy querida por aquí.

Bueno, espero que os guste este capítulo. Esta vez he tardado un poquito más en subir pero aquí está.
Espero vuestros comentarios :)

14 de julio de 2012

2 años

Hola. Hoy es un día muy especial.
¡¡¡¡ Mi blog hace 2 años !!!!
Quiero agradeceros a todos mis seguidores y los que me leéis todo lo que hacéis.
Aunque se que no muchas personas leen mi historia, seguiré aquí.
Espero mejorar más con el tiempo y que me lean más personas.
Y no mucho más, pues que sigáis leyendo "La maldición" y que me comentéis lo que os parece.
Espero pasar aquí muchos años más.

13 de julio de 2012

La maldición. Capítulo 13.

Capítulo 13. Sueños.


Estaba como en un desierto. Había mucha gente peleándose. Gente sobre escobas, diciendo hechizos en voz alta, con varitas, capas...
Todo era muy fantástico. Me intenté levantar, pero me dolía todo el cuerpo.
Yo también tenía una varita en mi mano.
- Celia, hay que refugiarse. Vamos.
Era Jonathan, que también iba con una varita. Fuimos corriendo hasta llegar a una cueva.
- Al llegar al final de la cueva podremos acceder a los túneles subterráneos y poder escapar. Tenemos que correr un poco más.
- No puedo correr más, estoy demasiado cansada y me duele el tobillo.
Jonathan me cogió sobre su espalda y echó a correr hacia el fondo de la cueva donde se veía una pequeña luz.
De repente abrí los ojos. Brian me estaba mirando fijamente y ya no tenía ninguna goma alrededor de mi brazo.
Gonzalo estaba sentado en una silla a mi lado.
- Ya ha vuelto.
- ¿Qué ha pasado?- pregunté.
Todo había sido un sueño, la lucha, la cueva. Todo. Pero parecía tan real...
- Te has mareado y has estado inconsciente cerca de dos horas.
- ¿Tanto? -dije mientras me tocaba la cabeza. Me dolía mucho.
- Sí, empezaba a preocuparme. Unos minutos más y podías haber estaco en grave peligro-dijo Brian-.
- No deberías ir mañana a clase. Para recuperarte.
- Vale.
Me acompañaron hasta mi habitación.
 Era ya de noche, me puse el pijama y me metí a la cama. Me dormí en seguida. Volví a soñar con lo mismo, y no solo esa noche si no las siguientes. No se lo dije a nadie, además si se repetía será porque tendría algún significado.
Desde el día que me había pasado el primer sueño toda la gente me decía que me veía diferente.
Fui al baño y me miré en el espejo. intenté sacarme algún cambio.
A lo mejor me había crecido un poco el pelo, pero me acerqué más al espejo y vi que me habían cambiado el color de los ojos, se habían vuelto más oscuros.
De repente alguien entró en el baño.
- Perdón, pensé que no había nadie-dijo Joel-.
- No te preocupes, ya me iba.
- Por cierto, Cloe te está buscando. Está en la habitación.
- Gracias.
- Adiós.
Me dirigí a la habitación. Entré, pero aparentemente no había nadie allí.
- ¿Cloe? ¿Hay alguien?
Alguien me tapó los ojos por detrás y grité.
-Hola.
- ¡Ángel! Joder, me has asustado. Vas a tener que explicarme muchas cosas. ¿Siguen sin dejarte acercarte a mi?
- Sí, pero si por mi fuera, no me separaría de ti jamás.
- Entonces si no te dejan acercarte a mi no se que haces aquí-dije mientras se acercaba a mi-, además las cosas han cambiado.
- Me gusta saltarme las normas. Le he pedido a Cloe que los entretenga para verte.
- Ah, ¿y qué querías?
- Esto.
Se fue acercando a mí y me besó. Continué saboreando sus labios hasta que llamaron a la puerta. Nos separamos y entró Cloe.
- Tu tiempo ha acabado, no he podido hacer nada más.
- Gracias Cloe. Adiós Celia, volveré alguna vez a verte.
- Bueno y ¿qué ha pasado? -preguntó Cloe alzando las cejas.
- Nada cotilla- dije sonriendo para mis adentros.
- Pues no me lo cuentes, me voy con Lucas.
- ¿Con Lucas? ¿Me he perdido algo?
- Estás tanto tiempo con Jonathan que no te enteras, llevo con él una semana.
Sonreí.
- Me alegro por vosotros y tampoco paso tanto tiempo con él.
- Gracias. Claro que no-dijo riéndose-. Adiós.
Como no tenía nada que hacer me bajé a la biblioteca.
Cogí los libros de la otra vez para continuar donde lo dejé, pero no encontraba el que más me interesaba.
-¿Buscas algo?
- Si, ah, ya no, lo tienes en la mano.
- Toma ya no lo necesito. Gracias Joel.
- Oye ¿Qué te parece si te invito a algo?
- Vale-sonreí-.
Dejé los libros en su sitio, ya volvería otro día.

 Espero que os guste, que comentéis porque eso me anima y que a ver si pongo el blog al día. Estoy en ello, que conste.

10 de julio de 2012

La Maldición - Capítulo 12

Capítulo 12. Pruebas.

- Podrías haber hablado más tiempo-me dijo Jonathan-.
- Tampoco tenía mucho que contar, hace menos de una semana pasaban de mi. Por lo menos ya saben que estoy bien ¿no? Aunque la verdad, dudo que les importe lo más mínimo.
- Por cierto, te puedes quedar el móvil, tengo otro.
- Gracias-dije mientras me lo guardaba en el bolsillo del pantalón.
El día fue un poco intenso. Nos pasamos toda la mañana y tarde sacando lo que se había quemado mientras otros iban pintando una de las muchas capas que habría que dar en la pared para que las paredes quedaran como antes.
Había un policía dando vueltas e investigando la causa del incendio.
Estaba llevando una silla rota fuera cuando Gonzalo llegó a mi lado.
- Cuando acabes, a mi despacho. Por favor-dijo muy serio-.
Y se fue tan seco como siempre.
Era un hombre raro, pero nos cuidaba a todos y transmitía mucha confianza y seguridad, aunque a primera vista, no lo parecía.
Dejé la silla con todo lo que se había quemado y habría que tirar y subí las escaleras para entrar a la casa e ir al despacho.
Cuando entré, había dos hombres más a parte de Gonzalo. Uno casi calvo con una bata blanca, mientras que el otro iba en chándal y del cuello le colgaba un silbato.
- Hola- saludé mientras cerraba la puerta-.
- Hola, has venido muy rápido.
- Solo cumplo lo que me dicen, nada más.
Gonzalo sonrió.
- Bueno, estos dos hombres son el Doctor Brian y el profesor Fernando. Brian te hará unas pruebas médicas y Fernando unas físicas, es solo para ver como estás.
- No pasa nada, se la hacemos a todos sean lo que sean-dijo Fernando-.
“Sean lo que sean” Pensé.
Gonzalo le dedicó una mirada fulminante a Fernando mientras éste se arrepentía de haber dicho lo que había dicho.
- Bueno, venga conmigo señorita-me dijo Brian-.
Brian y yo salimos del despacho y fuimos a otra puerta del mismo pasillo. Era como una consulta médica, por lo que supuse que también funcionaría como enfermería.
- Lo primero me tienes que rellenar este papel, por favor.
Me entregó un folio con una serie de preguntas: si era alérgica, si tenía problemas, alguna operación… La rellené y se la entregué. La miró por encima y se levantó de la silla.
- Muy bien, ahora súbase aquí. Es para pesarte y medirte.
Me pesó y me midió y de seguido me mandó sentarme en una camilla.
Me subió la camiseta por detrás y puso el estetoscopio en mi espalda.
Después me tomó la tensión y para acabar me hizo una revisión de la vista, la cual estaba perfecta.
- De momento ya está. Cuando acabes con Fer vuelve para hacerte unas pruebas más. Salí de la sala y vi a Fernando que me estaba esperando.
- Bueno, veo que ya llevas chándal, pero sería mejor que te pusieras una camiseta de manga corta, pasarás menos calor, luego ves para el gimnasio. 
Fui a mi habitación, me cambié y me recogí el pelo en una coleta.
Me dirigía al gimnasio cuando me encontré a Joel.
- No son muy duras las pruebas-me dijo-.
- Eso espero, hace mucho tiempo que no hago deporte. 
- No te preocupes- me dijo mientras me sonreía.
Me despedí de él y fui andando tranquilamente al gimnasio.
Era enorme y a la derecha había una puerta que parecía que llevaba a la piscina.
- Hola.
- Hola. Te voy a hacer unos test aquí y luego otros en la piscina.
Asentí.
Me hizo unos test de flexibilidad y resistencia, varios ejercicios y después me dejó elegir un deporte que se me diera bien para hacer algunos ejercicios de ese deporte.
Elegí el voleibol. Siempre me había gustado mucho. Estuve cinco años jugando, pero por motivos personales tuve que dejar de jugar.
Hice toques de dedos, y de antebrazos con él. Unos saques y remates y nos fuimos a la piscina. Cuando acabé me dejó que me duchase para después ir otra vez con Brian.
- Hola de nuevo-me dijo Brian-.
- Hola.
- Bueno a ver, siéntate en la camilla. Te voy a hacer unos análisis.
- Pero no estoy en ayunas.
- Ehh… no importa.
Me puso una goma alrededor del brazo. Miré para otro lado porque no podía ver como me pinchaban. Introdujo la aguja en mi brazo.
Vio que me ponía blanca y me mareaba. Me dijo que me tumbase. Me tumbé, pero en cuanto lo hice, perdí el conocimiento.

Bueno, se que ha sido mucho tiempo sin subir capítulo. Pero aquí estoy.
Espero no tardar tanto en subir la próxima vez y todo eso. Y también tengo que subir reseñas, demasiadas.
Pero poco a poco. 
¡Espero que os guste, y comentar!

29 de junio de 2012

Hola verano.

Pues nada, ha llegado el verano e intentare poner el blog al día y cambiarlo un poquito.
Sé que hace mucho que no subo capítulo, pero la pereza...
Además estoy pensando en otra historia, pero no me he olvidado de la otra.
También tengo muchas reseñas pendientes, sin exagerar, tengo 14, así que poco a poco.
Pronto subiré capítulo.

1 de abril de 2012

Buenos días princesa

Así se llama el nuevo libro de Blue Jeans que sale a la venta el 22 de mayo.


Tengo muchas ganas de leerlo. Me gusta mucho como escribe Blue Jeans, y si no os habéis leido la trilogía CPP os la recomiendo.

31 de marzo de 2012

The Host

Bueno, después de mucho tiempo si subir nada pues aprovecho y os dejo el primer trailer de The Host y fotos de la peli.


El trailer a mi me ha parecido un poco "raro" y tengo que decir que las fotos de la personas dan miedo (xD).

Y aqui van las fotos:


Esta foto sinceramente no me acuerdo ni quien es, hace ya casi dos años que leí el libro y de esto no  me acuerdo (:S).


Aquí, esta la protagonista mirandose en su reflejo. Tengo que decir que me parece una acertada decisión la de escoger a esta actriz ya que es como me la imaginaba.


En esta foto tenemos a Jared apuntando a los ojos de Mel.


En esta otra a Jared y Mel juntos.


Y esta última foto que he encontrado hoy mismo tenemos a Mel.

Segun vayan apareciendo fotos nuevas las iré subiendo.

17 de marzo de 2012

Concurso

Pues hoy os traigo un concurso muy interesante en el blog El desván de los sueños, en él se sortean varios libros. tiene muy buena pinta, asi que a apuntarse.

14 de marzo de 2012

Concursos

Hoy os traigo tres concursos en los que me he apuntado.
Uno es en el blog Cronicas de los Reinos donde se sortea un ejemplar de "Delicias y secretos de Manhattan"


Y otro es en el blog Bubbles of books donde se sortean dos libros, por lo tanto habrá dos ganadores, un es "Hija de humo y hueso" y el otro es "Codicia"


Y el último pero no menos importante, en el blog Biblioteca Romance se sortean dos ejemplares de "Cuando el corazón perdona".


Espero que os gusten estos sorteos y os apuntéis :)

13 de marzo de 2012

IMM (2)

Aqui después de mucho tiempo os traigo el 2º Imm.


- El codigo da vinci.
- ¿Sabes que te quiero?
- Tres metros sobre el cielo.
- Tengo ganas de ti.
- Despedida

Cosas varias

Bueno, pues estoy decidida a hacer un cambio de imagen al blog, no me gusta mucho la que tiene ahora mismo, entonces haré una que me guste y será la definitiva añadiendo y quitando cosas.
Además volveré a hacer reseñas y editaré un poco las que tengo, que reconozco que son muuuuuuy cortas.
También haré algún que otro video y borraré todas las entradas referentes a música. ¿Por qué? No porque no me guste, si no porque no veo sentido que esté ahí.
En cuanto acabe los examenes (miercoles 21) intentaré subir capítulo. Intentaré escribir un poco más, según como este mi cabeza de imaginación, porque va por rachas.
Además tengo muchos libros que leer que tengo acumulados, encima ayer se sumaron dos libros nuevos a mi estantería: Entra en mi vida de Clara Sánchez y El oráculo de los peces de Ángeles García.
Pero tiempo al tiempo. Me costará un poco todo.
Y antes de que se me olvidé haré una sección donde pondre citas de libros que he leido y me gustan :)

10 de marzo de 2012

Concurso

Os traigo hoy otro concurso del blog Libros con alma. Durará hasta el 31 de marzo.
En el concurso se sortea un ejemplar de olvidados y algunas sorpresitas más, os recomiendo que os apuntéis.



Y un segundo concurso del blog Aquellas pequeñas cosas. Es un sorteo internacional de marcapáginas, también os animo a que participéis.

15 de febrero de 2012

Nuevo trailer Tengo ganas de ti

Sección nueva "Noticias" en la que subiré cosas que yo considere importantes.

Pues os traigo el trailer de "Tengo ganas de ti" la segunda parte de "Tres metros sobre el cielo".



Sinceramente no he visto la anterior, porque no he tenido tiempo ni he podido, pero si que me he leido los libros y he visto la versión italiana (la española es una copia de la italiana). Así que como deberes antes de que se estrene el 22 de junio tengo que ver 3MSC.

12 de febrero de 2012

Concursos varios

Bueno, pues a mi vuelta, me he estado apuntando a varios sorteos:

1. En http://www.nochedepalabras.com/2012/02/concurso-1000-seguidores.html en el que hay varios packs con muchas cositas.

2. En http://lavidasecretadeloslibros.blogspot.com/2012/01/concurso-aguas-oscuras.html sortea un ejemplas del libro nuevo de Claudia Gray.

10 de febrero de 2012

Capítulo 11 - La Maldición

Capítulo 11 - Llamada

Me desperté con un sonido extraño que venía de la cocina.
Me levanté y fui a la cocina donde se encontraba Jonathan.
- Buenos días-dijo-.
- Buenos días
- ¿Qué tal has dormido?-me preguntó.
- Muy bien, la verdad.
- Ves al sofá, ahora voy yo con el desayuno.
- No hacia falta que me lo preparases a mí.
Me senté en el sofá y al minuto vino él con el desayuno en una bandeja, en la que había dos zumos de naranja, dos vasos de leche y algunas magdalenas.
Nos tomamos el desayuno sentados en el sofá mientras veíamos la televisión.
- Oye, ¿no nos echarán en falta?-pregunté
- No, Gonzalo me deja salir de la casa a menudo, soy como su mano derecha y tengo algunas prioridades, hay veces que me deja sacar a alguna persona, pensará que hemos salido los dos. Si quieres un día podemos ir a la ciudad.
- Claro, me encantaría-sonreí-, ¿te puedo preguntar algo?
- Dime.
- ¿Me podría comunicar de alguna manera con mi familia? Cuando me fui tan solo dejé una nota.
- Creo que puedo hacer algo, tengo un móvil en mi habitación de la casa, después si quieres te lo podrás quedar. Pero solo llamar, sabes que no podrás verlos.
Asentí.
- ¿Ellos saben que soy especial?
- No. Bueno… uno de ellos estoy casi seguro de que si lo sabrá, y también lo de la maldición.
- ¿Qué maldición?-pregunté-
- Pensé que te lo había dicho Ángel. No es nada grave, pero te afecta. Te la echó Hugo, pero el por qué no lo sabe nadie, solo Hugo y los suyos lo saben, y como habrás comprobado, aquí la maldición se anula, pero en cuanto salgas, volverá a hacerte efecto.
- ¿Y por qué aquí se anula?
- Se anula porque de algún modo es un territorio sagrado.
No me sorprendía, pero todo esto es muy raro. Cada vez me sorprende menos todo lo que pasa a mí alrededor, pero ahora mismo lo único que quiero es hablar con mis padres.
- Pues tendré que investigar más. Por el momento sé muy poco tirando a nada… ¿Podríamos ir a la casa? Tengo ganas de hablar con ellos.
- Vale, vamos.
Me puse la ropa que traje el día anterior, unos vaqueros oscuros y la chaqueta encima de la camiseta del pijama.
En cuanto estuve lista, salimos del refugio, cerramos la puerta y nos fuimos.
Cuando llegamos, lo primero que hice fue ir a mi habitación a cambiarme. Me puse un jersey y unas mallas.
- ¿Dónde has estado toda la noche?-preguntó Cloe-.
- En la biblioteca, me quedé dormida y ahora vengo de dar una vuelta por los alrededores-dije lo primero que se me pasó por la cabeza-.
- ¿No has comido nada?- preguntó de nuevo-.
- No tengo hambre. Tengo que irme.
- ¿Dónde?
- Con Jonathan.
- No sé que tiene que enamora a todas.
- ¿Cómo?
- Nada, no he dicho nada.
- Bueno, adiós- dije saliendo por la puerta.
Fui corriendo a la habitación de Jonathan, que estaba esperándome con la puerta abierta.
Me dejó pasar primero y después, cuando él pasó, cerró la puerta con pestillo.
- Bonita habitación-dije-.
- Gracias-dijo sonriendo-.
- ¿Estás tu solo en la habitación?
- Sí, aunque de vez en cuando viene Ángel a dormir, pero muy de vez en cuando-dijo mientras buscaba algo en un cajón-.
- Toma-dijo entregándome el móvil.
- Gracias.
Llevaba desde que me dijo que podía hablar con ellos pensando que iba a decirles, que no era mucho, solo que estaba bien.
Marqué el número de mi padre. A los tres pitidos contestó.
- ¿Diga?
- Hola papá.
- ¡Celia! ¿Dónde estás? Estamos preocupados por ti-dijo en un tono que parecía estar fingiendo-.
- Papá, estoy bien, no te puedo decir donde estoy. Os estoy echando mucho de menos. Espero volver a veros pronto.
- ¿Por qué no me puedes decir donde estás?
- Porque no puedo. Me tengo que ir, os llamaré otro día, dale recuerdos a mamá y a Desiré.
- ¡Celi…- pero en ese momento corté la llamada-.

9 de febrero de 2012

Concurso

Despues de mucho tiempo, pues me he apuntado a un concurso.
En este caso del blog "Arte literario"
Os voy a dejar aqui el enlace para que os podáis apuntar vosotros.
http://jovenlibros.blogspot.com/p/resenas.html
Sortea un ejemplar de "Cielo Rojo".
Espero que os apuntéis.

30 de enero de 2012

Wishlist (3)

Pues despues de muuuuucho tiempo os dejo una wishlist con algún libro que me quiero leer.



El primero de ellos es "Temblor". Tengo muchas ganas de leerme esta saga, he oido hablar muy bien de ella, además el libro ya está en mis manos, solo tengo que sacar tiempo.


El segundo es "Despertar". Los libros de vampiros me apasionan y no puedo dejar de leerme la saga de Cronicas Vampiricas. Además la serie la veo y me gustaría compararla con los libros.


Y el último es "CC1B". Tengo muchas ganas de leerlo porque la 2ª parte (¿SQTQ?) me dejó muy mal, además de este he leido algunos capítulos que subio Blue Jeans a su web antes de que saliese a la venta y tiene muy buena pinta. ¿Lo malo? Que es el último de la saga, pero siempre quedará ahí la saga como una de las mejores que he leído.